Países como Ghana, Nigeria y Liberia sufren las consecuencias de la mala gestión de los residuos de aparatos electrónicos y electrónicos generados por países de la Unión Europea entre otros.